Consigue tus sueños con COINC

Hace escasas dos semanas COINC, el nuevo portal de ahorro de Bankinter, me entrevistaba en un formato muy especial, buscando las raíces de La Champanera para comprender quién era y cómo habían evolucionado mis sueños.

Nos reunimos en una de las floristerías más bonitas y especiales de Madrid. Una antigua tienda de antigüedades, Brumalis, sirvió para dar forma y vida a este bonito vídeo.

Y allí, hablé de mi libro. Ligada al sector bancario -como ya sabéis- desde mi época universitaria y mis primeros pasos profesionales, siempre he creído que el esfuerzo, la pasión y la programación eran claves para alcanzar mis objetivos.

Por eso, en cuanto terminé la carrera, organicé un plan de ahorro razonable de mes a mes para un proyecto de futuro tan incierto como ilusionante. Aquel proyecto acabó teniendo un nombre: La Champanera.

Y gracias a esos ahorros, La Champanera cobró vida y el 1 de septiembre de 2013, tras 3 años escribiendo en el blog del mismo nombre, puse en marcha la primera agencia de comunicación y relaciones públicas especializada en el sector nupcial a nivel nacional. Un sueño que siempre había tenido en mente y que pude cumplir sin ningún tipo de financiación externa ni familiar, hecho que también me ha llenado de orgullo todo este tiempo.

Pero La Champanera no es el último proyecto, es el principio. Aún quiero comprarme una casa bonita, dar la vuelta al mundo, ampliar la oficina y, por qué no, también la familia. Y seguiré ahorrando como lo he hecho hasta ahora, con mucha ilusión. Que de eso va la vida en parte.

Si este también es tu caso, te animo a que utilices COINC. Si tienes en mente una boda especial, si quieres un viaje de novios inolvidable o si necesitas una lista de bodas que remunere tus ahorros. Tan sencillo como establecer una fecha, un objetivo de ahorro y una planificación de ingresos.

“Hay que sacar esa fuerza interior que todos tenemos dentro para logar lo que queremos y convertirnos en las personas que queremos ser” Más alto sí, pero no más claro.

Un besote, Ana.