Inspiración, protocolo y estilos para escoger tu velo de novia

¿Eres una de esas novias que no se plantea casarse sin velo? ¡Descubre en este nuevo post consejos, ideas e inspiración para lucir el velo de tus sueños!

Siempre me han gustado las novias con velo. Siento cierta pena cuando veo a una novia que ha decidido prescindir de él, o se lo ha quitado demasiado pronto. Por eso hoy en el blog, a petición de una seguidora que me mandó un mensaje privado a mi cuenta de IG, os quiero mostrar inspiración de la mano de estas preciosas fotos de Click10, algunos consejos de protocolo y muchas ideas a modo de guía de estilo. ¡Empezamos!

He de reconocer que siento predilección por los velos cortos, una opción que yo misma escogí con flores bordadas en relieve e inspirada en el velo de mi madre para el día de mi boda. Una opción perfecta, además, -aunque no sea mi caso- si no tienes una gran estatura.

la-champanera-blog-de-bodas-5

la-champanera-blog-de-bodas-39

la-champanera-blog-de-bodas-1

En todo caso, un velo sencillo de tul de seda en su largo tradicional puede ser la mejor opción si tu vestido de novia ya es de por sí “complicado”. El resultado es mucho más favorecedor si no recargas todo tu estilismo al completo.

la-champanera-blog-de-bodas-8

la-champanera-blog-de-bodas-36

la-champanera-blog-de-bodas-37

la-champanera-blog-de-bodas-38

Los velos de tul con cuerpo (llamados velos de tul ilusión) también tienen su punto. Y su encanto. Encajan a la perfección con ese tipo de novia que nunca se pasará de moda: la novia clásica. No importa si van sujetos con un broche de platino y diamantes o con un tocado de flores de cera, todos le dan un aire ultra romántico a la novia.

la-champanera-blog-de-bodas-14

la-champanera-blog-de-bodas-28

Para todas aquellas que escojan este tipo de velo y además quieran entrar veladas, deberán tener en cuenta al menos dos cosas.

Lo primero que os recomendaría sería que el largo del velo llegara al menos hasta la cintura, para que podáis meter el ramo de novia por dentro y tener la cara más depejada. Nada me produce más angustia que ver a una novia con el velo pegado a la nariz y a la boca (véase Kate Middleton) haciendo estragos para respirar no solo a través del tul sino también a través de los nervios.

Además, si decides entrar velada a la ceremonia religiosa (más propia para este tipo de uso del velo) no podrás retirartelo hasta la celebración del matrimonio. Si utilizas un broche o prendedor, tiene que quedar a la vista una vez tengas el velo retirado.

la-champanera-blog-de-bodas-31

la-champanera-blog-de-bodas-41

la-champanera-blog-de-bodas-34

la-champanera-blog-de-bodas-15

Otra opción que siempre causa furor entre las novias es el plumetti en todas sus versiones. Perfecto si tu vestido ya está combinado con este tejido o si se trata de un traje ultra sencillo al que le quieres dar una nota ligeramente estampada.

la-champanera-blog-de-bodas-25

la-champanera-blog-de-bodas-12

No soy especialmente fan de los velos con blonda pero reconozco que sí me han gustado en determidas ocasiones, muy contadas, como el que escogió esta novia para combinarlo con su vestido veraniego fotografiado por Click10 que podéis recordar aquí.

la-champanera-blog-de-bodas-3

Las mantillas familiares son mis velos favoritos, sin lugar a dudas, y solo se pueden llevar hacia atrás. Pocos vestidos combinan bien con este tipo de velo, así que si vas a diseñarte un vestido de novia a medida, será de las primeras cosas que le debas comentar a tu diseñador.

Las mantillas suelen ser piezas de mucho valor tanto económico como sentimental, por lo que es recomendable que nunca sean más largas de la cola del vestido, evitando así su arrastre y desgaste.

la-champanera-blog-de-bodas-20

la-champanera-blog-de-bodas-13

la-champanera-blog-de-bodas-18

la-champanera-blog-de-bodas-22

la-champanera-blog-de-bodas-35

Pero si no dispones de una pieza familiar tan singular como esta, siempre puedes recurrir a un tejido particular y con estilo y empezar así una nueva tradición que pase de madres a hijas.

la-champanera-blog-de-bodas-23

la-champanera-blog-de-bodas-24

la-champanera-blog-de-bodas-27

Aprovecho este post para advertiros de una cosa a todas las que tienen previsto realizar su reportaje fotografico en un campo de trigo: ¡el velo de tul se engancha con todo!

la-champanera-blog-de-bodas-9

Y la pregunta del millón: ¿cuándo te puedes retirar el velo?. En realidad os podéis quitar el velo en cualquier momento después de la ceremonia, eso depende de vosotras, aunque a mí me gustan las novias que aguantan con él hasta el primer baile o al menos, durante todo el aperitivo.

¡Espero que este post os haya servido de ayuda e inspiración!

Un besote enorme, Ana.

Todas las fotos son de Click10 Fotografía.