La boda de Ana y Jaime

Tras 5 años viéndose a diario en la universidad, decidieron dirigirse la palabra en el último examen de la carrera. Sígueme y te cuento el resto de la historia.

Desde ese último examen de carrera, pasaron 4 años y medio hasta que se casaron. Fue en su tercer aniversario de novios cuando Jaime se llevó a Ana a París, y allí, con una rodilla en el suelo y con la Torre Eiffel de fondo, Jaime hizo su proposición. Ana recuerda ese momento como el fotograma de una película en la que ellos dos eran los protagonistas. ¿Quién dijo que los sueños no siempre se hacen realidad?

Para la pedida, en un principio pensaron en hacer una celebración discreta y familiar, pero inevitablemente acabaron siendo 60 personas entre familiares y amigos. Inicialmente para la entrega de regalos (reloj y anillo, un clásico) sólo estában los padres y los hermanos, además de los prometidos. Más tarde se unieron el resto de familiares y como colofón final, un coro de 30 amigos le felicitó el cumpleaños a Ana, pues ese día cumplía 26 años. Fue una sorpresa impresionante para Ana.

 Boda de Ana y Jaime

Misa y convite se celebraron en el Palacio de Meres. La capilla del Palacio se llama Capilla de Santa Ana, lo cual hacía más especial el momento, si cabe.

Para el catering eligieron a Soledad Jimenez. Hicieron un aperitivo muy amplio y muy muy asturiano. Había tortos de maíz con cecina, desgustación de quesos asturianos, mini cazuelas de fabada… y acompañados, como no podía ser de otra forma, de buena sidra de la tierra.

Sin embargo para la cena escogieron un menú bastante clásico y sencillo: lomos de merluza con tomate natural, solomillo y tarta de obleas con dulce de leche.

¿El vestido? Una impresionante obra de arte de Covadonga Plaza, tía de la novia. Era de manga larga, apretada y con botones hasta el codo, de encaje francés con plumeti. Una birguería. El escote era cuadrado, con un ligero fitting barco. De la espalda, muy escotada y en forma de “v”, salía una preciosa cola de tres metros que se sujetaba en tres libélilas plateadas. Os pongo un par de fotos y os sigo contando.

Boda Ana y Jaime

Boda Ana y Jaime

Además del vestido, que por sí mismo era una joya, llevaba su anillo de pedida (un solitario engarzado con 6 garras, con princesas a los lados) y unos pendientes de brillantes y perlas que le habían regalado sus padres con motivo de su cumpleaños y pedida.

Para la ocasión, Ana se hizo con unos Jimmy Choo glitter planos, con un poco de punta y una fina hebilla lateral para cerrarlos.

Como peinado, Ana se hizo un recogido bastante bajo y muy trabajado. Eran varias trenzadas entrelazadas, con raya lateral y muy natural. El toque más original del peinado lo pusieron 5 mini libélulas de brillantes que  sujetaban el velo.

Boda Ana y Jaime

La Floristería Leymar se encargó del ramo (y de toda la decoración floral de la boda). Ana quería algo especial y diferente, un ramo impactante, grande y en forma de cascada, algo un poco peculiar para alguien a quien… ¡no le gustan las flores!

Con todo el cariño del mundo, Ana le dio el ramo a su hermana Lucía. ¿Los motivos? ¡Todos y ninguno! Y es que algunas cosas, simplemente, no pueden explicarse.

Boda Ana y Jaime

Elena Álvarez se encargó de las fotos y del vídeo, y captó a la perfeccción los deseos de Ana y Jaime, además de todos los momentos especiales.

Boda Ana y Jaime

A pesar de la luz que veis en las fotos, aquel día amaneció diluviando en Oviedo, y lo cierto es que Ana y Jaime tuvieron la increíble suerte de que dejara de llover a las 16:30, por lo que pudieron celebrar el aperitivo en los jardines, que fue inaugurado por una banda de gaiteros.

Para entrar al comedor los novios eligieron el Waka Waka de Shakira. Jaime y Ana no hicieron el tradicional paseillo hasta la mesa en silencio y de la mano, sino que se pusieron a bailar ante la atónita mirada de sus invitados. ¿El resultado? Los más jóvenes se animaron con los novios, y antes de la cena se organizó un pequeño baile de unas 40 personas, pues después del Waka Waka, vinieron un par de canciones más. Esta es la foto del momento:

Boda Ana y Jaime

No puedo dejar de incluir las 2 fotos más simpáticas, la de Jaime echándole mucho arte a la hora de cortar la tarta, y la de Ana enseñándole a sus amigas su anillo de casada.

Boda Ana y Jaime

Boda Ana y Jaime

Desde aqui le mando un abrazo gigantesco a los novios y todo mi cariño. Os deseo lo mejor, de corazón, Ana.

Si eres fan de La Champanera y quieres que te hagamos un reportaje de boda, solo tienes que mandarnos 10 fotos a ana@lachampanera.es y relatarnos tu historia. ¡Gracias!