La boda de Beatriz y Diego

Beatriz y Diego se conocieron en el trabajo, ambos son abogados. Las leyes de la física les llevaron a prometerse.

Lejos de todo tipo de cliché, decidieron de mutuo acuerdo, mientras tomaban un café y sin proposiciones de por medio, que era el momento de buscar una Iglesia para casarse. En el fondo me encanta la gente así de práctica.

4

5

Su vestido de novia lo hizo Sole Alonso. Beatriz buscaba algo muy sencillo y elegante, pero que no desentonase con su personalidad. El traje tenía corte a la cintura con un greca de color gris, con el cuerpo suelto nada entallado. Fresco, libre.

6

Aunque la boda se celebró el 31 de mayo en Málaga, Beatriz siempre tuvo claro que su traje de novia debía llevar la manga larga, justo hasta el hueso de la muñeca.

9

En el pelo llevó una mantilla de Encarnita Berrio (Dúrcal, Granada) una de las pocas artesas que aún confeccionan mantillas a mano, un regalo muy especial de todas sus amigas del colegio. “Algo prestado” y una joya que le quedará para siempre.

8

Sus zapatos eran de Franjul en tono gris a juego con la greca del vestido, geniales para amortizarlos después de la boda.

3

Y siempre me encantan estas fotografías de las novias dentro del coche camino a la Iglesia, porque una hora más tarde ya nunca será como siempre fue antes.

10

11

12

De las fotos de la boda y del vídeo se encargó con mucho arte Volvoreta Bodas, captando la esencia  y la sonrisa eterna de unos novios que se lo pasaron mejor que nadie.

14

13

15

Y ramo de novia y toda la decoración floral corrió a cargo de Fransen et Lafite, que hicieron un trabajo increíble tanto en la Iglesia como en la Hacienda Nadales.

1

2

El catering corrió a cargo de ESCA Catering, y fue expreso deseo de los novios que fuera amplio, copioso y prolongado. Pusieron puestos con show cooking, otro de sushi, de quesos, un puesto de agua de valencia, otro de fritura malagueña y como no, el jamonero. Abundante y divertido, de eso no hay duda.

16

17

18

Y por fin llegó la comida y la entrega del ramo, que acabó siendo propiedad del hermano de la novia (fuera tópicos) y de su mejor amiga Silvia. De fondo, sonaba la canción “Rather be”.

19

20

21

Y como los novios no se querían perder el aperitivo, realizaron su sesión de fotos 2 horas más tarde de que empezara la barra libre. Es lo bueno que tienen las bodas de mañana, que el horario es más amplio para hacer lo que te de la gana. Quizás ya no estaban igual de bien peinados, pero eran ellos mismos, que era lo que importaba.

25

26

27

Un fuerte abrazo a los novios, con todo mi cariño, Ana.

Otras bodas fotografiadas por Volvoreta:
La boda de Lucía y Javier
La boda de Victoria y Diego

Otros vestidos de novia de Sole Alonso:
La boda de Bárbara y Nacho
La Princesa Prometida