La boda de mi mejor amiga

Hoy en el blog quería mostraros un post diferente con una producción fotográfica muy especial donde interpreté junto a grandes profesionales la boda de mi mejor amiga. ¡Os aseguro que os va a encantar!

Siempre es un placer trabajar en mi tierra, Asturias. Y más aún si lo hago rodeada, no solo de grandes profesionales, sino de personas que trabajan con ilusión y derrochan pasión en cada despliegue de su vida. Con esa actitud, es imposible que sus clientes no se sientan acompañados y no duden que lo que les han ofrecido, es lo mejor de cada uno de ellos. Así sí.

Por eso, cuando dilucidábamos sobre el proyecto y buscábamos el mejor enfoque para las fotos, no pude evitar sumergirme en el NH Collection Palacio de Avilés  como si de mi propia casa se tratase y sentirme una más del equipo, aunque yo en realidad fuera una mera figurante.

Para aquellos que no lo conozcáis, se trata de un hotel de 5 estrellas ubicado en el que fuera el Palacio de los Marqueses de Ferrera, un edificio de estilo barroco que data del s.XVII integrado en el corazón del casco histórico de la Villa de Avilés.

El hotel NH Collection Palacio de Avilés posee una ubicación privilegiada en la Plaza de España, en el centro de Avilés, un hotel elegante con rincones llenos de encanto que suponen el marco perfecto para una boda de ensueño.

El hotel dispone de espacios interiores y exteriores ideales para la organización de cualquier boda. Sus salones, de diferentes dimensiones y estilos, se adaptan a cada momento de la celebración. Una mención especial merece el maravilloso invernadero; 230m2 acristalados con vistas al impresionante jardín francés que forma parte del hotel. Este, como el resto que pertenecen a la categoría NH Collection se distinguen por su exclusividad, espacios únicos de los que no querrás irte jamás.

Como ya sabéis, apenas han pasado 8 meses desde que me casé, por lo que no tenía mucho sentido -al menos a mí no me lo pedía el cuerpo- vestirme de novia. Ya no me veo tanto en ese papel como cuando empecé con aquellas #EditorialesLaChampanera antes de que comenzara el boom de las producciones fotográficas. Pensamos entonces, que la mejor manera de recrear una boda era interpretando “La boda de mi mejor amiga”. No la película, no. La vida misma.

Así, el pasado 14 de mayo, bajo un sol de agradecer, comenzó la sesión tras el objetivo de JFK Fotografía Social. Y como cualquier boda, comenzó con la sesión de maquillaje a cargo de mi querida Lorena Carbajal y de la siempre encantadora Ana de Las Horquillas de Anita.

Tanto la novia (una guapísima modelo nórdica enamorada de España) como yo nos enfundamos trajes, zapatos y tocados de Marcos Luego, joyas de Graciela Sampedro Redondo y bolso de Reliquiae.

La verdad es que todo estaba impresionante decorado por Leymar Floristas y organizado por The Dreams Factory. Nada que no podáis comprobar por vosotros mismos en esta preciosa producción.

Pues eso, como si de la boda de mi mejor amiga se tratase. Acompañándola en su habitación, en esos momentos previos tan especiales y tan emocionantes como el propio “si quiero” si cabe.

¡Gracias NH Collection Palacio de Avilés por dejarme formar parte de vuestro equipo!

Un besote enorme, Ana.