Las novias y sus vestidos

Siempre me han encantado las fotos de las novias en su habitación, y creo que os lo he dicho ya en alguna ocasión. Esas primeras fotos que marcarán el antes y el después, de alguna forma u otra, en tu vida.

Yo no pude pegar ojo. Como muchas otras novias, estaba nerviosa, emocionada y entusiasmada. Pensé en todas las novias que consiguen dormir -y descansar- y se levantan sin un mínimo rastro de ojeras.

Me levanté agostada, pero más enérgica que nunca. Quería comerme el mundo, y a besos a todo aquel que me cruzara. No hay otro día igual al día de tu boda. Jamás.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-9

la-champanera-blog-de-bodas-click10-10

Escogí a los mejores (aquí tenéis recomendaciones) para la peluquería y el maquillaje. Lo veo en las fotos, no fui la única que me quedé por un momento sola y absorta pensando -feliz- en la magnitud de los acontecimientos. “Siempre” es una palabra que no se puede utilizar a la ligera, que no significa nada si no la acompaña  “intención”.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-1

la-champanera-blog-de-bodas-click10-5

Te sientes la persona más afortunada del planeta, y eso que en realidad la boda aún no ha empezado. Nunca imaginaste ser tan feliz. Que la persona que quieres querer toda la vida, quiera quererte a ti también de la misma manera es una serendipia a la que hay que agarrarse, y por la que hay que luchar, con todas las fuerzas.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-16

la-champanera-blog-de-bodas-click10-17

la-champanera-blog-de-bodas-click10-19

Repasando mis promesas, miraba de reojo el vestido enfundada en una bata hecha a medida que me recordaba a una bata que usaba mi madre cuando era niña. Y me despistaba, sin quererlo Me esperaba colgado -literal y figuradamente- con la cola extendida esperando su momento. Y el mio.

Claro, inevitablemente pensaba en él que me vería bonita con cualquier cosa, con esos ojos y ese corazón que traspasa la ropa. Sino, ¿de qué?. La vida es muy corta y merece la pena compartirla con alguien que te quiera por dentro.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-3

la-champanera-blog-de-bodas-click10-4

la-champanera-blog-de-bodas-click10-7

la-champanera-blog-de-bodas-click10-11

la-champanera-blog-de-bodas-click10-13

Y te sube un hormigueo de los pies a las manos tan inquietante como divertido. Quién tiene los anillos. Que no se manche la cola. Que alguien me seque por favor el mango del ramo de novia. Cuánto tiempo queda para la ceremonia. Qué ganas de ponerme ya el vestido.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-18

la-champanera-blog-de-bodas-click10-14

boda-la-champanera-ana-gayoso-13

Respira. Disfruta. Que nada te aleje de lo verdaderamente importante. Que da igual si llueve, si nieva, si hace frío. Que lo que la gente -normal- espera es contagiarse de ti. Que todo lo demás es accesorio.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-20

Y luego todo serán recuerdos que por nada del mundo querrás olvidar. Fotos como estas, todas de Click10, hablan por sí solas. Lo mucho que merece la pena contratar un servicio de fotografía profesional que inmortalice tu día especial a través de tus ojos. Y se te erizará la piel al ojearlas.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-22

la-champanera-blog-de-bodas-click10-23

Con cariño, Ana.