Una boda íntima en una casa de antigüedades

Las bodas sencillas pero sentidas están más de moda que nunca. Atrás han quedado esas celebraciones multitudinarias con la presión de superar la fiesta anterior.

La diferenciación está bien, pero a veces se confunde con ideas tan extravagantes que los invitados a veces no podemos hacernos cargo de tanto detalle y se acaba cayendo en un barroquismo que no suele ser muy acertado.

Por eso cuando Violeta de Wednesday Wedding Planner quiso compartir conmigo una puesta en escena de lo que para ellos sería una boda íntima, llena de transgresión pero a la vez de lo más tradicional, ¡me encantó la idea!

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-11

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-6

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-7

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-5

Siempre me oiréis decir que lo más importante de las bodas, no pasa ni por la iglesia, ni por el convite, ni por el número de invitados… lo que importa se centra en “tú” y “él” que celebran por todo lo alto que pronto se convertirán en un “nosotros” para toda la vida.

No quiero decir que todo lo demás no aporte valor a la boda, pero es importante no perder el norte, porque si celebras una boda es para decirle al mundo, que lo tienes, que lo has encontrado, que tienes con quien compartir todos los días de tu vida, con el que bailar valses infinitos, con el que descubrir lo bueno y lo menos bueno y con el que pasar el resto de las horas hasta el fin de los tiempos. ¿Te parece poco?

Y esto es lo que quisieron trasmitir Wednesday en este reportaje lleno de grandes profesionales para su realización. Y es así, con esta gran puesta en escena en una espectacular casa de antigüedades en Madrid, Antiq BR, donde quisieron plasmar el sueño de una cena para dos, para celebrar por todo lo alto, cualquier tipo de “sí, quiero”.

Aprovecharon el arte de unos muebles con mucha historia mezclados con una composición floral vertical de una enorme variedad, a modo de jardín invertido gracias a Verde pimienta, que junto con una mesa llena de detalles cuidados consiguieron recrear un ambiente de ensueño y lleno de imaginación.

Para dar vida a esta cena íntima, escogieron a una novia con mucha personalidad de Isabel Nuñez, con una novedosa propuesta de crepe de seda, guipur con bordados delicados y una falda con multitud de capas con un ligero toque de plumeti que aporta ese toque romántico y desenfadado, con un sencillo semi-recogido donde no podía faltar un tocado Mimoki como broche para el velo y un maquillaje natural pero rompedor de Sarah Miller para dejar que la belleza de la modelo brille con luz propia.

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-2

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-3

Para la papelería contaron con una cuidada y delicada caligrafía de Little Moments propia de una cena hecha a medida. Y como broche final un gran postre en forma de tarta floral de Creme Bakery.

Para captar todas estas maravillas contaron con el arte del fotógrafo internacional Jesús Caballero que supo plasmar el arte de uno de los mejores días en la vida de cualquier pareja, pero esta vez en una cena para dos.

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-9

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-10

La-Champanera-blog-de-bodas-Wednesday-8

Bravo por esta gran puesta en escena y por cuidar los detalles que hacen de este reportaje una propuesta para no olvidar.

Un besote, Ana.