Lo reconozco, las bodas campestres han dejado de suscitarme interés, o al menos no tanto como