Otro domingo sin parar. Madrugón, cargar el coche de cosas y rumbo a El Campillo