No me cansaré de defender las bodas de invierno. A capa y espada, de momento,