Es el eterno dilema de las novias y de las invitadas: ¿Niños sí o niños