Hace unos días acudí a la presentación de Lumière, la nueva y preciosa colección de