Las bodas sencillas pero sentidas están más de moda que nunca. Atrás han quedado esas