Si no has tenido todavía la suerte de dar el “sí quiero” seguro que eres