Arrancamos la semana con una boda clásica, de esas en la que la sencillez y