Ahora que comienza la época oficial de bodas, bautizos y comuniones, toda ayuda es poca