El tercer taller olfativo de Narciso Rodriguez ha sido para mí el más especial, ya