El cuarto taller olfativo de Narciso Rodriguez ha sido una auténtica maravilla. Cada detalle estaba