Hay veces que un cambio de ciudad puede ser la excusa perfecta para ampliar horizontes