¿Has escuchado aquella frase que dice “nunca es suficiente rosa”? si os sentís identificadas, quizá