Entrar en otoño no significa tener que vestir obligatoriamente de colores oscuros en las bodas.