¿Quién no ha pensado en irse de luna de miel a una isla (casi) desierta?