Vivir a mil por hora es enriquecedor pero muchas veces nos hace tener que postergar