Tenéis cada detalle de vuestra boda organizado al milímetro, pero aún os queda la luna