Feminidad, delicadeza e incluso fragilidad (pero en el sentido positivo), ¡así es el nuevo look