Una vez superada la cuesta de enero (y prácticamente febrero), toca ponerse en marcha con