Me gusta pensar que La Champanera es “algo más”. Que no es solo una cuenta