Siempre me han gustado las bodas de mañana, por un millón de motivos, y ahora que mis hijos tocan corneta por las mañanas a una hora intempestiva, todavía más. Pero si hay un motivo de peso por el cual las bodas de mañana me resultan como invitada de lo más atractivas, es la ilusión con la que preparo mi outfit para lucir acorde a la celebración.

Aunque a veces el protocolo es engorroso y se antoja complicado, la realidad es que a una boda de mañana se puede ir propia y elegante si se siguien al pie de la letra estas 4 normas sagradas de protocolo para toda invitada de boda de día que se precie:

  1. El tocado

Si hay una clave para saltarse el protocolo es que hay que conocerlo a fondo primero. El tocado es uno de los complementos que más debate genera en las conversaciones no expertas y, sin ánimo de ponerme estricta, hay un par de puntos que son inamovibles:

  • El tocado por las mañanas puede ser un sombrero de ala ancha, pero también se pueden lucir piezas más pequeñas como este tocado de Mimoki pequeño y elegante. Es decir, a una boda de mañana no es obligatorio llevar una pamela pero sí una ocasión perfecta para lucirla.
  • El tocado no se retira durante el almuerzo. El tocado únicamente se puede retirar después de que los novios abran el baile así que si vas a lucir un tocado aparatoso, es importante que lo tengas en cuenta.
  • La pamela y el sombrero de ala ancha lucen más elegantes con el pelo recogido, en lugar de llevar el pelo suelto. Mirad qué bonito queda este tocado de Dmaniq con una coleta baja elaborada por MG Beauty. Y, la verdad, es que otros tocados de menor dimensión, también lucen más bonitos así.
  1. Pantalón sí, vestido largo no

El vestido largo está terminantemente prohibido, sin excusas. Y es que en las bodas de mañana, el vestido largo está reservado en exclusiva para la novia y la madrina. Y si la boda se celebra en un templo sagrado, el vestido excesivamente corto tampoco parece muy oportuno.

Luego en la moderación de un largo a la rodilla o de un estiloso corte midi, encontramos el patrón perfecto para no desentonar con nuestro estilismo en una boda de mañana.

Es cierto que el pantalón no debería ser la primera opción, pero combinado correctamente también nos puede convertir en una de las invitadas más destacadas de la celebración. ¿A que este estilismo de invitada de día con pantalón es todo un acierto?

  1. Nada de strass y lentejuelas

Hay muchas que escuchan la palabra “boda” y en su cabeza resuena la siguiente frase: “And the Oscar goes to…”

Pero lo cierto es que una boda, aunque es la alfombra roja de las familias de los novios, no es una entrega de premios. Así que hay que eliminar de nuestro estilismo todo tipo de accesorios y complementos que dan vida a los looks más festivos o nocturnos como el strass, los brillos, las lentejuelas… ¡prohibidos!

Cuánto más apropiado para un look de boda de día es este vestido de By Handel con complementos de rafia muy elegantes y nada estridentes.

  1. Ni gafas de sol ni reloj

Da igual que haga un sol abrasador y temas por las arrugas del entrecejo, las gafas de sol son un complemento casual que de ninguna manera pueden utilizarse en una celebración tan formal como una boda. No importa tampoco si las lentes escogidas son el último grito de las tendencias de moda, no es no.

  1. Negro

Con los años se ha abierto la mano con el color negro, que por protocolo estaba reservado a los casos de reciente y estricta viudedad. Aunque es preferible evitarlo a toda costa, si te no puedes resistir la tentación de acudir vestida de negro, al menos que sea en una boda de tarde/noche y no en una de mañana. Del blanco, beige, crudo, huevo, amarillo claro… ni hablamos.

Lo que sí puedes lucir son complementos en color negro, qué os parece este look de invitada fucsia con pamela y sandalias negras?

¡Espero que este artículo de protocolo para invitadas de día os resulte útil!

Un besote enorme, Ana.