Anillo de petición, que no de pedida.

Soy una romántica empedernida, sin remedio. Pero lo cierto es que también soy un poco avariciosa, pues cuando me pidan matrimonio querré un anillo, y cuando se celebre la petición de manera formal querré otro. Puestos a pedir, ¿verdad?

El día de la petición él tiene que cumplir a raja tabla y en orden el siguiente esquema: posar la rodilla en el suelo, declaración absoluta de amor incondicional y entrega de anillo. Si el anillo además viene dentro de una cajita…¡mejor que mejor!

Para el anillo de petición perfecto os recomiendo Aristocrazy (www.aristocrazy.com), que acaba de abrir en Madrid, con 2 tiendas en el Barrio de Salamanca (Serrano 46 y Goya 27) y 2 corners en El Corte Inglés de Castellana y Sanchinarro.

Os pongo unos anillos (100-350€) que, incluyendo la foto de portada del post, bien podrían desempeñar la función de anillo de petición, que no de pedida.

¿A que son ideales?