En mi casa siempre he escuchado que es de muy mal gusto hablar de dinero, pero este es un blog que pretende ayudaros con la selección de proveedores y la organización íntegra de vuestra boda, así que ya estaba tardando en abordar con absoluta transparencia este tema.

Sentarte a hablar del presupuesto global con tu familia política es, sin duda, un tema engorroso que siempre recomiendo que hay que liquidar antes de que empiece la selección de proveedores.

También engorroso, esta vez para con nuestros invitados, será la lista de boda y los regalos que esperamos recibir.

Partiendo de la base de que a nuestros amigos los invitamos sin esperar nada a cambio, es verdad que no está de más la creación de una lista de bodas para facilitarles a ellos la gestión del pertinente regalo y que vosotros, los novios, os evitéis recibir 7 vajillas sin ticket regalo que en realidad no queréis.

Así que yo sugiero no solo que hagáis una lista de bodas, ¡sino tres!.

  1. Lista de bodas física. Hay 2 motivos que sostienen la creación de una lista de bodas en una tienda especial con multitud de opciones y amplios rangos de precios, escogiendo si cabe mayor número de productos entre 125€ y 400€:
  • Algunos invitados prefieren realizar un regalo físico, sobre todo los íntimos o los de mayor edad.
  • Es difícil que encuentres en tu vida un momento oportuno para comprarte una buena vajilla, una cristalería con la que celebrar Navidad dentro de 15 años, una mantelería artesana, un cuadro singular, etc.

Por mi parte, mi lista de bodas física soñada está en Punto Retro, Mestizo Store, A-Típica Living, Rue Vintage, Macassar… y otro millar de tiendas de decoración y antigüedades maravillosas. También, por supuesto, en El Corte Inglés por todas las ventajas y variedad de opciones que ofrece.

  1. Lista de bodas económica. Hay novios prácticos y también invitados que no quieren complicarse la vida y prefieren dar por zanjado el regalo a golpe de click.

¿Número de cuenta o lista de bodas virtual? Como el resultado es el mismo -a excepción de las comisiones de la versión digital-, ahí no me meto.

Es la opción menos protocolaria, la verdad, más aún en el caso del número de cuenta. Y es importante que, si contamos con ella para “financiar” la boda, es mejor siempre hacer un cálculo a la baja.

  1. Viaje de novios. En una agencia de viajes o no, hay amigos que quieren regalarte algo más personal que un juego de bandejas práctico, y prefieren sentirse parte de vuestra boda en mayor medida.

Si el grupo de amigos se une para pagar a los novios los billetes de avión a Japón o un matrimonio amigo regala una super cena en la azotea del hotel Park Hyatt de Tokio donde se rodó Lost in Translation, ¡me parece de lo más especial!

Si además los novios agradecen el regalo con una foto en directo e in situ vía whatsapp siempre que el wifi lo permita, ¿qué más se puede pedir?

Protocolo de lista de bodas para invitados y novios

Se dice que un regalo de boda tiene que cubrir, como mínimo, el cubierto. Entiéndase el cubierto como el coste del catering por persona. Me parece un cálculo un tanto enrevesado y al final cada invitado regala lo que quiere y lo que puede en función también de la proximidad que tiene con los novios y de su situación económica.

Pero como invitados también tenemos que ser considerados con los novios. Un regalo especialmente tacaño -no teniendo dificultades- resulta tremendamente descortés y al final el mensaje que le llega a los novios es que al invitado o no le importa quedar mal o no le importa, en definitiva, su amistad con los novios. Porque si de verdad es ese el trasfondo real de un regalo escueto -por decirlo de alguna manera- es mejor agradecer la invitación y declinarla.

Sea cual sea el regalo hay que agradecerlo inmediatamente y no demorarse más de un par de días desde la recepción del mismo. Además así es la única forma de que luego no se acumulen 50 llamadas.

Para los más protocolarios, lo más formal es agradecer el regalo por escrito a través de una pequeña tarjeta y su correspondiente sobre que podéis encargar al mismo tiempo en el espacio de invitaciones que escojáis, ¡yo os recomiendo estas marcas de invitaciones de boda!

Tened en cuenta, para los que quieran ya rizar el rizo que si el agradecimiento se realiza antes de la boda el protocolo indica que el nombre de ella (ambos se imprimen en la parte superior) precede al de él. Sin embargo, si el agradecimiento se produce después de la boda el nombre del marido, precede al de la mujer.

¿Y qué pasa cuando estamos invitados a una boda y no podemos ir? Recuerdo que por cuestiones de agenda -y también por la poca previsión que dimos a nuestros invitados entre la invitación y la boda en sí- unos amigos nuestros no pudieron acompañarnos el día B. Sin embargo, el día antes de celebrarla en su ausencia me llegaron a casa unas flores preciosas con una tarjeta cariñosísima firmada por ambos. Y ese mismo regalo lo repetí con ellos cuando su boda coincidió con el 40 aniversario de bodas de mis padres. Y me anoté la idea como un buen gesto de afecto a tener en cuenta.

¡Espero haberos ayudado y espero seguir haciéndolo en los siguientes posts!

Con mucho cariño, Ana.

Fotografía de portada: JFK Imagen Social