En 2013 Alma Aguilar hizo un valiente break en su reconocida trayectoria para coger aire -también perspectiva e impulso- y para poder dedicarle más tiempo a su familia. Entonces, honestamente pensé que el sector nupcial patrio se perdía a una artista única cuya sensibilidad aún me resulta complicada describir.

Pero volvió. Alma Aguilar volvió hace escasos meses con la misma ilusión y fuerza iniciales para volver al origen del todo con un bagaje añadido que no hace más que enriquecer su taller de novias y de alta costura.

Para conocerla -bastan un par de líneas para enamorarse de ella- hay que pasear en el pasado y llegar hasta mayo de 1998 cuando presentó al mundo su firma homónima y sus creaciones de lujo prêt-à-porter con las que llegó a estar presente en más de 80 puntos de ventas internacionales, algunos de ellos tan reconocidos como Harvey Nichols.

Ha presentado hasta hoy más de 28 colecciones, desfilando tanto en la Mercedes Benz Fashion Week (entonces Pasarela Cibeles de Madrid), como en Gaudí Barcelona o en New York Fashion Week, siendo imagen de la Moda Española a nivel internacional. Incluso la actriz Salma Hayek eligió Alma Aguilar para la ceremonia de los Oscars y la editorial TASCHEN -entre otras publicaciones relevantes- la seleccionó para formar parte de su publicación “Young Fashion Designers” con los 50 diseñadores más destacados. Ahí es nada.

En sus prendas, prensa y clientes alababan al unísono su atemporalidad, su calidad y el detalle de las mismas, así como su esencia reconocible, su cuidado patronaje y su costura “como de otra época”. Así, sus vestidos de novia se convirtieron en auténticos iconos de su identidad. Todos ellos acertaron en sus definiciones: “costura contemporánea”, “nuevo lujo español”, “tradición y vanguardia”, “femenino y romántico”…

Efectivamente su esencia es natural, refinada y exquisita, aunque a la vez de apariencia sencilla, muy femenina e inevitablemente romántica, en el que “menos es más” hace gala en presencia. Las creaciones de Alma Aguilar de verdad que tienen todas ellas un aire especial y reconocible que no es fácil de entender ni de explicar.

Las novias que históricamente se han dirigido a Alma Aguilar también buscaban una prenda especial hecha especialmente para ellas carentes de un aire ostentoso, recargado o impersonal. Los vestidos Alma Aguilar forman parte de su vida y la relación de las novias con ellos es siempre especial y muy entrañable.

Para poder llegar a otras novias (más allá de su taller en La Moraleja, Madrid), la diseñadora ha puesto toda su alma -nunca mejor dicho- en una maravillosa colección exclusiva de nombre Mia que estará disponible en las mejores boutiques y, muy importante, en series limitadas.

Para darle vida a Mia, Alma Aguilar ha unido tres de sus grandes pasiones, los viajes, la moda y el arte, que sirven como inspiración para diseñar vestidos con increíbles bordados, aplicaciones, siluetas y detalles que hacen de cada uno algo muy especial. Mia habla de sus sentimientos, emociones y vivencias, de sus pasiones e intereses, de su creatividad, imaginación e ingenuidad, de su experiencia y admiración por las tradiciones y los oficios artesanos, de sus temores y valentías, de su universo, de su momento que es este más que nunca… Mia habla de ella.

Cada vestido de novia de la colección Mia está creado para una mujer diferente o para la misma mujer en etapas diferentes de su vida. Mia habla de calidad exquisita en cada una de las puntadas de los vestidos que la componen, habla de las mil formas de la seda, (muselina, satén, crepe, gasa, chiffon), de sencillez y a la vez de detalle, de conciencia sostenible, del nuevo lujo que supone vivir la experiencia de hacerte un vestido a medida. Mia está en constante movimiento e irá creciendo y transformándose con el paso del tiempo, y siempre será Mia. Y el encanto de Mia es que también puede ser tuya.

Para cita previa e información, contacta en el teléfono 609.876.291 o en almaaguilar@almaaguilar.es.

Más de Alma y toda su esencia en @almaaguilarnovias y www.almaaguilar.es

Un besote, Ana.