Ojo a este diseño de Beatriz Álvaro que fotografiamos en nuestra anterior editorial. Un elegante vestido con un corte que realza al 100% la figura femenina con sus hombros marcados y su cintura ajustada.

Y si sois unas enamoradas del encaje, coincidiréis conmigo que en este diseño hay un magistral uso del mismo y que el resultado es súper elegante. El encaje acompaña a los elementos del vestido siguiendo las direcciones del corte y ensalzando cada detalle: la hilera de botones, el entalle de la cintura, el largo de las mangas… ¡sencillamente maravilloso!

Para acompañar este estilismo, combinando lo barroco y lo rústico nació esta bonita mesa que realizó Ana de Cerezas de Colores en este acogedor rincón de la finca El Chaparral.

Los tonos dorados de la vajilla y cubertería junto con las velas aportan a la mesa el guiño barroco y una calidez extra. Los aires rústicos lo aportan el laurel, las coloridas flores y los frutos del bosque que acompañan el diseño. De lo más diferente y especial, ¿a que sí?

Inspiradas por esta mesa nupcial, nos pusimos manos a la obra con los accesorios para acompañar el vestido de novia de encaje de Beatriz Álvaro: unos pendientes de Clem Complementos que, a nuestro modo de ver, cumplían a la perfección con el estilo de la mesa: dorado, blanco y una forma orgánica que recuerda a los frutos del bosque.

E incluso a la hora de escoger el maquillaje para nuestra modelo Claudia, que Mg Beauty realizó, tomamos como referencia la mesa de Cerezas de Colores: piel luminosa, sombras cálidas para los ojos y un tono rojizo para los labios. ¡Muy top!

Mil gracias, como siempre, a Light Of Feathers por los fotones de este estilismo de vestido de novia con encaje.

Un abrazo, Ana.

Editorial patrocinada.