Ideas para los más pequeños

Si va a haber niños en tu boda, aquí te detallo algunas ideas y sugerencias.
Siempre me han encantado los niños, me hace mucha gracia su inocencia y su espontaneidad, detalles que por desgracia los adultos perdemos con el paso de los años.

En verano, en un vuelo Ibiza-Madrid me tocó sentarme al lado de Chema, un niño simpatiquísimo de 6 años con el que mantuve una conversación que no tuvo desperdicio. Al aterrizar me dijo muy apenado  que no le gustaba hacer amigos en el avión porque luego no volvía a coincidir con ellos. Han pasado meses y aún me río cuando lo recuerdo.

Anécdotas a un lado, creo que las bodas son eventos para adultos. Una vez los niños han llevado las arras ideales vestidos y con cara de “no tengo ni idea de lo que aquí está pasando” es el momento de que se vuelvan a casa pues sino sus padres no podrán disfrutar 100% de toda la fiesta.

No me malinterpretéis, reitero, de verdad que me encantan los niños, no soy una versión actualizada de Herodes.

En todo caso, si finalmente hay niños durante la boda, hay que atenderlos e intentar que se mantengan distraídos.

Si el lugar en el que te casas no dispone de guardería (a algunas os parecerá una locura pero hay sitios, como por ejemplo el Palacio de Meres, que sí dispone de esta opción) lo ideal es mantenerlos entretenidos y más si la boda se celebra por la mañana.

Un animador infantil o payasos son opciones buenas. Si el presupuesto es limitado y no quieres a ningún payaso en tu boda (ya sea disfrazado o encubierto) los lápices de colores, cuadernos para dibujar y pompas de jabón, también pueden estar bien.

Pequeños en las bodas

Los más pequeños

Gominolas, dulces y algodón de azúcar causan furor seguro, no sólo en los niños, sino también en los mayores.

Pequeños en las bodas

Pequeños en las bodas

Una zona con peluches (los de Ikea están genial) y disfraces de piratas o princesas les puede parecer la locura.

Pequeños en las bodas

No os creáis, ellos también se merecen su recena o una merienda en condiciones. Y como el alcohol mezclado con leche no es la mejor de las ideas, esta opción no se puede compartir con adultos.

Pequeños en las bodas

Pequeños en las bodas

Quiero terminar el post con esta foto que me hace toda la gracia del mundo, qué duda cabe que el amor es cosa de dos.

He de deciros que Chema, mi pequeño amigo pasajero, me confesó que él tenía 4 novias en el colegio y le extrañó mucho saber que yo sólo tenía uno.

Pequeños en las bodas

Un beso enorme para todos, niños y mayores.