Jimmy Choo Bridal Room

Jimmy Choo es de sobra conocido como el calzado preferido para caminar sobre la alfombra roja. Más que nunca, al presentar la colección Bride 2012, la marca es el recurso imprescindible para caminar hacia el altar.

Al lanzamiento de su nueva colección, se suma una fantástica inauguración: Jimmy Choo Bridal Room.

La citada habitación se encuentra en Sloane Street, Londres, donde encontrarás toda la colección de novia que abarca platafomas, glitter icónico de la marca, estilos clásicos con encajes y satenes de seda, bordados con cristales de Swarovski…

Es decir, todo tipo de zapatos para cualquier futura novia.

Y es que, como ya os adelantaba en “No sin mis Jimmy Choo“, la tendencia en novias es evitar cada vez más el zapato tradicional, y para ello Jimmy Choo lidera este movimiento con sus brillos inconfundibles color champán, convertidos ya en una marca de la casa.

En los Bridal Room (así como en su página web) tampoco se olvidan del resto de la comitiva nupcial, de tal forma que también aconsejan sobre posibles estilos para las damas de honor, madre de la novia e incluso al novio, con su línea para hombre recién lanzada al mercado.

Por si todo lo que os he contado fuera poco, Jimmy Choo tiene una sección en su página web, Your Choo Stories, donde novias de todo el mundo cuentan su experiencia con sus Choo el día de su boda. Yo soy demasiado romántica para estas cosas, pero hay alguna historia muy bonita.

¡Y por fin os muestro los modelos que más me han gustado!

He dejado “Isabel” para el final, es decir, el modelo por el cual siento predilección de entre todas sus variantes.

Las colecciones de novia están disponibles en todas las tiendas Jimmy Choo con Bridal Room: Londres (Sloane Street), Milán (Via Sant Andrea) y Beverly Hills (Rodeo Drive). En todo caso, si acercarte a alguna de estas tiendas te resulta un pelín complicado, siempre puedes consultartodo el catálogo en su página web o escribir un correo a bridal@jimmychoo.com con tu dirección de correo postal y te lo enviarán a casa.

¡Que los disfutéis! Ana.