La boda de María y Javier

Aunque María y Javier son de Alicante, tuvieron ambos que viajar hasta Sevilla a un congreso oftalmológico para conocerse. Esos avatares de la vida son los que a mí me encantan.

Después de cursar la especialidad en Madrid, María finalmente se trasladó a Alicante donde Javier la esperaba impaciente para tomar juntos la decisión de casarse.

Escogieron Asturias como enclave para su boda por las raíces norteñas de la novia, y el punto de partida de toda la organización de la boda fue la Basílica de Covadonga, pues allí se habían casado su madre y su abuela. El 6 de julio fue la fecha B.

La Champanera La Boda de María y Javier

La historia del vestido también es francamente bonita. A María le apetecía un diseño vintage con encajes antiguos y puntillas, pero a su vez también quería algo sencillo y, a ser posible, de resultado elegante.

Así, en un espontáneo viaje a París, María encontró en el Mercados de las Pulgas una camisa de época con encaje de finales del s.XVIII o principios del s.XIX. La camisa estaba algo deteriorada, llena de rodales y con el forro practicamente deshecho. Si no fuera por la intuición de la madre de María, quizás esa camisa fuera ahora propiedad de otra persona. Y como casi todas las hijas, María cerró los ojos y se dejó llevar por su madre.

006lachampanera

Ya en Alicante, María contactó con Rubén Hernández, encargado de la metamorfosis de la camisa y artífice de su vestido. El cuerpo del vestido era del encaje beige que se aprovechó de aquella camisa vintage y descansaba sobre crêpe de seda y muselina de color blanco hueso.

005lachampanera

El péplum del cuerpo fue otra gran odisea, ya que en realidad la camisa no daba más de sí y María, evidentemente, quería el vestido que había soñado en su mente.

De nuevo de viaje, esta vez con destino Madrid, en Europa Europa (Don Ramón de la Cruz 48, Tlf: 91.309-15.11) María y su madre compraron una mantilla de encaje de Bruselas del s.XVII que mantenía un tono y un dibujo que armonizaba con el de la camisa. En la falda, sin embargo, mantuvieron una estructura de crêpe y muselina de seda natural.

006

El detalle de las enaguas he de decir que me fascina. Tan importante es aquello que se ve como lo que está oculto bajo la capa exterior. Unas escaleras, la entrada o salida de un coche, el vals… todo acaba siendo objeto de miradas.

012lachampanera

Suma Cruz realizó el tocado, ideal compuesto por un broche antiguo de una libéluda dorada art noveau. Bajo él, un sencillo velo de tul de seda.

003l

Los zapatos, mis favoritos, unos peep toes de Jimmy Choo color nude.

Como joyas  la novia llevaba únicamente su anillo de pedida y unos pendientes antiguos, regalo de su abuela.

003lachampanera

El ramo estaba compuesto por rosas ramificadas en beige y rosa decaído, con verde y alguna flor de cera, elaborado por El invernadero.

004lachampanera

Laura de MAC Oviedo maquilló a la novia y el peinado corrió a cargo de Ana Álvarez de Twenty One by Esther Llongueras, con un resultado espectacular.

009lachampanera

007lachampanera

Todas las fotos las dispararon Paco y Manu, las dos mitades de Retrato de un Instante. Me encantan sus fotografías: frescas, limpias y naturales, ¡una maravilla!.

013lachampanera

015lachampanera

De la decoración de la Basílica se encargó Flores Pando, todo a base de hortensias blancas y hiedra. Entregaron a sus invitados misales DIY anudados con una medallita de plata de la Virgen de Covadonga para cada invitado, prolongando la estética de las invitaciones de ArtePapel.

029lachampanera

Para la ocasión los novios también contrataron al Coro Manín de Lastres y a la soprano Elisa Belmonte, que afinaron todos ellos sus voces para entonar un muy especial “Bendita la Reina de nuestra montaña”, himno de Covadonga, que a todo asturiano le provoca lágrimas brotar (yo incluída).

030lachampanera

A la salida de la misa, los novios se dirigieron en su coche hacia el lugar del convite, sabiendo que ése era su primer momento a solas.

El banquete tuvo lugar en el Palacio de Luces, situado a las faldas de la Cordillera del Sueve y a ras del Mar Cantábrico, decorado con candelabros, velas, paniculata, esparrageras y hortensias por El Invernadero, que también se encargó del Cigar Bar y del protocolo de mesas.

045lachampanera

046lachampanera

Por supuesto que no faltaron invitadas elegantes, y es que esta boda destiló muchísimo saber estar y estilo.

035lachampanera

La novia recuerda haberse emocionado al ver la cara de su hermano al recibir su ramo de novia, por cierto guapísima con un mono de Marcela Mansergas.

El vals escogido por los novios fue The Second Waltz de Shostakovich y con él se lanzaron a la pista.

La boda de María y Javier - La Champanera

El objetivo de los novios era organizar una boda sencilla y elegante, sin parecer pretenciosa, y que la misa fuera solemne. Yo solo he visto las fotos y he escuchado su historia, pero creo a pies juntillas que los novios lograron su propósito.

044lachampanera

039lachampanera

Les mando todo mi cariño y mis mejores augurios de felicidad. Mil gracias por confiarme el día más importante de vuestra vida.

Un montón de besos y abrazos, @LaChampaneraLW.
Artículos relacionados:
Palacios de Asturias para tu boda
Flores El Invernadero
Tocados Suma Cruz