Si algo me divierte de los editoriales es tratar de buscar combinaciones poco predecibles, tanto en forma como en color. Qué aburrido sería, tanto para vosotros para mí, que os enseñase looks de siempre que poco o nada os aportan si lo que realmente buscáis es ser una verdadera invitada perfecta y con estilo.

Este vestido de Michonet era un buen punto de partida, a raíz de lo que acabo de comentar. Un vestido de seda 100%, con largo midi, estampado en morado con flores verdes, con cuello cuadro y ribeteado a mano en color verde, en todo su contorno. El dibujo del tejido es exclusivo de Michonet, ¡y es una auténtica preciosidad!

En cuanto a los pendientes, cuando Mimate Atelier nos confirmó “¡sí, quiero!” teníamos claro que sus cruces tenían que formar parte del estilismo sí o sí. Y es que las cruces han sido una de sus piezas más importantes desde sus inicios. Las tienen en collar, en gargantilla, con cadena, con antelina y ahora también en pendiente. Tienen un amplio colorido de las piedras y de las cruces, lo que les permite además hacer combinaciones de todo tipo, clásicas, personalizadas, atrevidas y siempre con el objetivo de que iluminen cualquier look.

La base de los pendientes y lel anillo están montados con piedras de cristal checo engastadas en una pieza de latón bañado en oro. La cruz está elaborada con tupís de 4mm. Está hecha totalmente a mano porque va toda cosida tupi por tupi. Se necesitan 92 tupís para cada cruz y un tiempo apreciable para elaborarla, es decir, todo lo que hacen en Mímate Atelier son piezas hechas con mucho, mucho mimo.

Para los zapatos nos decantamos por un diseño de Mariela Madrid. El modelo en concreto se llama “Sandalias Mariela Gran Canaria”, y es que de esta isla es la familia de su diseñadora, Carla Gil. Este modelo es tan cómodo que al llevarlas “te sientes como en casa”. Han seleccionado para este diseño muchas tiras que brindan la sujeción perfecta, en un material tan suave como lo es el ante. Visualmente proyectan la armonía entre las diferentes tonalidades de azul, inspiradas en las playas de Canarias. Entre la comodidad, la tonalidad de colores y el estilo, son unas sandalias perfectas para llevar en verano a cualquier boda.

Y la verdad es que María del Hoyo no podía estar más guapa. Especialmente favorecida con el estilismo beauty que el equipo y Marta Cuesta -alma máter de MG Beauty– idearon para ella. Todo le sienta de miedo, pero estaba guapísima con los labios rosados en coral y una coleta muy sencilla pero trabajada.

Las fotos en Light of Feathers, como siempre, un acierto total. Es cierto que el escenario de la Antigua Fábrica de Harinas ayuda, ¡y mucho!, pero también es cierto que he estado un buen rato escogiendo las fotos que formarían parte de este blog post de invitada de verano, ¡todas son perfectas!.

¡Espero que os haya gustado muchísimo!

Un besote enorme, Ana.

Editorial patrocinada