Tengo ya la mirada puesta en el otoño, en el invierno y en la primera primavera, y en todas esas novias que celebrarán sus bodas con esa luz tan bonita que hay en esa época del año.

De la editorial que organicé en junio tenía reservado un par de estilismos menos veraniegos, y este es el primero. Lo visualicé como un vestido de novia de otoño y así lo diseñé.

Sea como sea la boda, como se pueda y como se quiera, este look me resulta ideal y todoterreno, perfectamente apto para vestir a una novia que se case entre los meses de octubre a marzo.

Me enamoré del corte y los tejidos de este diseño de Atelier 98, un taller que se dedica principalmente a la confección a medida de trajes de novia en los que hasta el más mínimo detalle está personalizado.

De su nueva colección, os animo a que os metáis en su web porque es una auténtica preciosidad, me quedé con este diseño de 2 piezas con blusa de efecto plumetti y falda en satén: muy favorecedor, sencillo y de lo más versátil.

Con los visos perlados, nacarados y visión de los tejidos, escogí el resto de complementos. Y esta diadema de India Tocados -para todas aquellas novias que no quieren llevar velo o quieren soltarse la melena después de la ceremonia- me pareció una opción perfecta. La diadema, disponible en un ancho de 3cm y 1,5cm, estaba cuajada de perlas en color blanco roto y la base estaba forrada de terciopelo a tono.

De terciopelo también eran los zapatos de Loov Shoes, en terciopelo visón con lazos para anudar al tobillo en blanco roto. ¡Pura delicadeza! Lo bueno de este diseño es que lo puedes personalizar como quieras y escoger colores y tejidos, ¡descubre en su web todas las opciones!

El ramo también era una preciosidad, obra de mis amigas de Naranjas de la China. Al igual que este vestido de novia de otoño el ramo incluía preciosas hortensias blancas y hojas ocres, además de pequeños toques azules y un lazo de terciopelo rosa. Precioso, ¡como absolutamente todo lo que hacen!

Del beauty look se encargó con mucho cariño Marta Gamarra & team de MG Beauty, que idearon para nuestra modelo Sofía Guerra una moño bajo bailarina y un maquillaje natural con destellos ocres y dorados.

Las fotos las tomamos a primera hora de la mañana en La Finca de San Antonio y ese aspecto torrencial del cielo nos vino de perlas para contextualizar el look otoñal de Atelier 98. ¡Gracias una vez más a Light of Feathers por las fotos!

Un besote enorme, Ana.