Desde los salones de una de las más bonitas fincas de Grupo Mónico (El Soto de Mónico) y con AM Producciones al objetivo, os traigo este nuevo estilismo de novia.

El vestido que lleva Bea Giraldez es un diseño de Manuel de Vivar, quién lleva más de una década trabajando con maestría el movimiento de los tejidos. Este vestido cuenta con la seda como protagonista y busca, sobre todo, una esencia minimalista.

El cuerpo interior es de escote halter y las mangas vaporosas se rematan en un puño largo de satén mate. La falda de un tono marfil se compone de varias capas que le confieren volumen. ¡Una opción ideal para novias que buscan sencillez y elegancia!

De Mimoki es el tocado. De esta diadema ancha, realiza en rafia de seda beige, me encanta especialmente el color del detalle floral que hay en uno de sus laterales. Por ese mismo tono se decantó Mg Beauty para los labios de esta novia. Mientras tanto para el peinado, una sencilla pero trabajada melena ondulada.

Siguiendo esa línea minimalista pero con el tocado como protagonista, nos decantamos por unos pendientes de Acus Complementos del mismo tono que la rafia de la diadema.

Los zapatos escogidos no podían ser más especiales. Los podéis encontrar en Menbur. De formato stiletto con tacón fino y punta, tienen numerosos bordados a lo largo de su cuerpo realizados con hilos en plata y blanco que son de lo más espectaculares. Si buscáis un zapato blanco pero diferente, el modelo Berta es una opción ganadora.

¡Espero que os haya gustado esta novia con tocado de flores rojas!

Un beso, Ana.