No os imagináis las ganas que tenía de enseñaros esta novia invernal que realizamos en uno de nuestros últimos editoriales. Bajo el objetivo de Alicia Nacenta y con escenario Las Tenadas, os cuento todos los detalles de este estilismo.

Este maravilloso vestido es de Victoria Imaz, se trata del modelo Dalia y el chaleco que lo acompaña Nenúfar. Un vestido minimal, sin encajes ni apliques pero único y especial por su patrón tan arquitectónico. ¡Todo un homenaje a los grandes modistos de los 70!

En el chaleco nenúfar el gran protagonista es el tejido utilizado, un terciopelo brocado que atrapa todas las miradas. Para enmarcar y enfatizar a la novia, una estructura con apliques en hombros.

El tocado, que tampoco pasa desapercibido en este look invernal, es un diseño de Los Ojos de David. Una obra de arte en formato diadema gruesa y realizada con pistilos blancos de varios tamaños acompañados de unas pequeñas flores doradas que dan la nota de color.

Los pendientes que acompañan el look son de Canbella. Hacen un juego inverso al del tocado, mucho dorado y una pequeña nota de color en blanco. ¡Un tándem exquisito!

El calzado escogido para la ocasión, unas sandalias de Mariela Madrid con joyas de Puntulina. Estas sandalias de ante en tonos azules con doble tira en la punta y tiras cruzadas a los laterales son unas sandalias para recordar que bien merecían acompañar este look.

El fantástico ramo es de Francesca Lattanzi. Fue la nota de color para esta novia invernal. Un ramo Berry Fest, grande y muy resultón, donde contrastaban flores granates y blancas.

El vestido pedía a gritos que peinado y maquillaje de nuestra novia, Irene Gómez, fueran naturales, sencillos y cuidados. Por ello Yael MakeUp Team realizó un maquillaje neutro con toques iluminadores y un peinado de ondas suaves que quedó estupendo.

¡¡Espero que esta novia invernal con chaleco de terciopelo brocado os haya inspirado tanto como a mí!!

Un abrazo, Ana.