Yo fui una de esas novias que cumplieron a rajatabla con el tradicional “Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul”, así que en el forro de mi vestido llevé escondido un diminuto lazo azul clarito. Así que hoy os traigo una propuesta, inmortalizada por Alicia Nacenta en Finca Las Tenadas, de lo más alegre para que el “algo azul” no pase desapercibido en un look de novia juvenil y con aire desenfadado.

La diadema de Los Ojos de David tiene un color tan vibrante que es imposible no fijarse en ella. Elaborada con tela de raso y estrellas de plata vieja, se trata de un trabajo 100% artesanal que luego podrás reutilizar en algún estilismo de invitada con una mascarilla a juego con la propia diadema.

En la web de Canbella hay de todo y es fácil llenar el carrito de la compra de artículos ideales: desde mascarillas a tocados, bufandas, bolsos, asas para bolsos y todo tipo de pendientes. Los discretos aros que luce Irene Gómez son una auténtica preciosidad: femeninos, versátiles y elegantes.

El vestido de novia de Atelier 98 me fascinó desde el principio. Está inspirado en las estrellas de los años 40 con un toque limpio y actual que caracteriza a la marca. Mujeres elegantes, fuertes y poderosas que buscan estilazo pero sin renunciar a estar cómodas. El diseño está confeccionado en un brocado blanco muy finito que tiene un dibujo muy sutil pero que a la vez otorga al vestido ese toque tan moderno. Es un vestido con cola de apoyo, marcando la figura y con escotazos tanto delante como detrás. Pero si hay algo que caracteriza a este modelo son sus espectaculares mangas, muy voluminosas y con una silueta muy poco habitual.

En cuanto a los zapatos, repetimos con la marca Mariela Madrid. Este diseño en concreto es una muestra de la transformación de unos Mariela de colección a unos personalizados, ejemplo de cómo se convierten en unos zapatos totalmente diferentes y únicos con solo unos pequeños cambios de diseño y otra selección de materiales y colores. Su diseño Mariela Álava es una sandalia pero con la comodidad y la sujeción de una horma con punta cerrada redonda elaborados en ante tono “cookie” para el cuerpo del zapato y su tejido exclusivo de saco Rafia en tonos beiges con hilos metálicos para la tira y tacón, que le dan un toque de luz, a la vez que crea un estilo elegante.

El ramo de Francesca Lattanzi lo diseñamos pensando en detalles como la textura del vestido y los zapatos, además de que el estilismo en sí nos pedía un ramo diferente. Al final como veis, quedó este precioso ramo de flores secas, que además es ideal para conservarlo como recuerdo de la boda.

Para el beauty look Yael Make Up y su equipo se salieron del mapa. Basta ver los detalles del recogido, con mini trenzas cruzadas que son pura delicadeza, así como el suave y favorecedor eyeliner azul a juego con la diadema.

¡Quien no querría lucir así de radiante!

Un besote, Ana.

Editorial Patrocinada

Si quieres participar en nuestro próximo shooting, ¡ponte en contacto con claudia@lachampanera.es!