Las flores de Bourguignon

Llevo tiempo con este reportaje escondido, como un as debajo de la manga a la retaguardia para atacar en el mejor momento. Y el momento ha llegado.

Después de publicar las fotos de la boda de Victoria y Pablo, y después de recibir en casa una orquídea blanca maravillosa, me fui organizando para encontrar un hueco y acercarme al taller de Bourguignon donde Mike, responsable de marketing y comunicación, y su padre me recibieron con los brazos abiertos, con ganas de enseñarme “su casa”.

Estuvimos de charla un buen rato, intercambiando preguntas como si no hubiera mañana. Siete páginas de mi moleskine son testigos irrefutables de este dato.

Ya metidos en harina, si en algo estábamos de acuerdo ellos y yo es que, hoy en día, la decoración floral no se limita únicamente a las flores. Las velas, los cristales y los espejos, por poner un ejemplo, son los nuevos e inseparables accesorios.

Si pudieran escoger una época del año, se quedarían sin dudarlo con el otoño. Por los tonos, por las hortensias, por las bayas, por los cardos… por un millón de motivos. Y es que, en esta época del año se puede jugar al contraste y buscar originalidad con una mayor amplitud de colores.

Sin embargo, y ya de cara a la primavera, animan a las primeras novias a decantarse por tonalidades más fuertes como el rojo o el morado, y a las últimas (las que se casan rozando el verano) por colores más suaves y pastel como el lila o el rosa.

Bourguignon - La Champanera

ramo-flores-bourguignon

De alguna forma, ellos y yo, sin importar ya la época del año, aspiramos al modelo americano de decoración, solo accesible en España y de momento a grandes presupuestos. Y es que, lamentablemente, la flor aquí es bastante cara en comparación con otros países. Lo malo de los blogs americanos es las expectativas y frustraciones que generan.

Así, en ese american dream nos hallamos soñando floristas, novios y blogueras, solicitando cada vez más intensamente flores y montajes diferentes o exclusivos. Pero no hay manera de quitarnos la flor de paniculata de encima, no quiere salir del mercado. No perdamos la fe porque en esta vida todo es posible.

La Champanera - Bourguignon

2

En todo caso el estilo de Bourguignon es muy variado, dan gusto y satisfacción a cualquier cliente moderno, clásico, vintage o campestre que se acerca a su tienda. Son, en definitiva, “todoterreno”, por decirlo de alguna forma. Aún así me confiesan al oído que su punto fuerte es el romanticismo, no se lo digas a nadie.

Como buenos polifacéticos, siguen todo tipo de tendencias en todas partes del mundo. Jeff Leatham, florista americano afincado en París, es uno de sus referentes de estilo. Jeff Leatham es un tipo innovador que trabaja las flores sin verde, mezclando muchas flores diferentes en jarrones de cristal verticales permitiendo que la flor se observe a fondo horizontalmente. Puedes cerrar los ojos para imaginártelo o puedes acercarte a Bourguignon para verlo en persona.

Ya de vuelta a España, a veces la creatividad del floristero se ve limitada por algunas Iglesias y espacios que restringen a los profesionales y al final, innovar en este tipo de casos resulta complicado.

En cuanto a ramos de novia, el ramo en España venía siendo más pequeño, y hemos ido aumentando paulatinamente su mayor tamaño a imagen y semejanza de USA. No olvidemos que el ramo tiene que estar proporcionado a la altura, volumen y vestido de la novia, debiendo medir entre 22 y 26 cm aproximadamente.

Bourguignon - La Champanera

No olvidemos tampoco que hay vida más allá de las peonías. Es cierto que es una flor bonita, eso es innegable, pero yo os animo a que os decantéis siempre por flores de temporada, no solo por la variedad, sino también por el precio.

Por mi parte, me muero de ganas de que vuelvan los ramos en cascada, típicos de los años 30 y 40. Quizás su precio más elevado, su complicada y artesanal elaboración, su aspecto súper clásico y el requerimiento de un buen porte físico ha echado para atrás a muchas novias. Pero volverán, volverán porque todo vuelve.

Novia

Me he extendido un poco, pero la ocasión y el contenido lo merecían. Un besote enorme, La Champanera.

Otras entrevistas a grandes floristerías:
Sally L. Hambleton for The Workshop Flores
L’Atelier de las Flores