Le Domaine Abadía de Retuerta inolvidable

Le Domaine Abadía de Retuerta me dejó sin palabras como seguramente te dejará a ti también. Después de leer este post, querrás sí o sí reservar allí tu fecha.

Tenía muchísimas ganas de ir a Le Domaine Abadía de Retuerta y no había manera de encontrar un hueco en el calendario.

Por fin, el pasado fin de semana, Gonzalo y yo pusimos rumbo a Valladolid cargados como siempre de ganas. Un hotel espectacular y con encanto, con todo, nos recibió con los brazos abiertos y nos dejó, afortunadamente, a los dos sin palabras. Os cuento.

Para aquellos que sorprendentemente aún no lo conozcáis, Le Domaine Abadía de Retuerta es una verdadera joya arquitectónica rodeada de viñedos y ubicada en la senda del río Duero. Restaurada con impecable buen gusto, esta antigua abadía del s.XII está declarada Bien de Interés Cultural y su hotel ha sido galardonado como mejor hotel de España además de formar parte de la prestigiosa cadena hotelera Relais & Chateaux. Ahí es nada.

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (52)

Y todos estos datos se quedan escasos para poder trasladaros una idea medianamente aproximada de cómo es el hotel y de cómo es la experiencia de estar allí alojado pudiendo disfrutar de todos sus servicios e instalaciones.

Nosotros llegamos el viernes por la noche con cara de cansancio tras unas semanas de lo más ajetreadas y llenas de compromisos. Veníamos precisamente hablando en el coche el poco tiempo que habíamos tenido para nosotros, para tomarnos tranquilamente una copa de vino y charlar de nuestras cosas. Dicho y hecho.

Un mayordomo nos acompañó a nuestra habitación (gracias a La Jara por el precioso centro de flores con el que nos encontramos) y dejamos las maletas en una esquina como si aquellos bultos no fueran nuestros.

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (17)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (47)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (59)

Todo lo que queríamos era recorrer el hotel con la cámara de fotos y descubrir uno a uno todos sus rincones.

VI„AS

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (53)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (31)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (54)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (50)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (15)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (51)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (58)

Esa noche cenamos en La Vinoteca en un ambiente tranquilo y acogedor que nos vino como anillo al dedo. Disfrutamos de una cena exquisita y, como es obvio, muy vinculada a los vinos de Abadía Retuerta.

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (29)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (30)

El sábado por la mañana desayunamos a la carta y con la calma, con el periódico en una mano y el zumo de naranja recién exprimido en la otra. A continuación, de la mano de la RRPP del hotel, descubrí su universo de lujo nupcial y todas las opciones para un tipo de novia muy exigente.

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (5)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (6)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (4)

Un enclave singular e histórico, una Iglesia en la que celebrar ceremonias religiosas, un hotel de 5* con spa y sin sinfín de detalles únicos que convierten a Le Domaine en una opción perfecta para celebrar una boda de hasta 200 invitados.

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (26)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (13)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (23)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (2)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (22)

No podíamos hablar de otra cosa. Gonzalo y yo nos quitábamos la palabra constantemente. Qué bien estaba restaurado, qué bien cuidaban los detalles, qué bien habíamos comido, qué bien lo estábamos pasando y que mal que no nos pudiéramos quedar allí para siempre.

Su spa, Santuario Le Domaine, otra locura. Disfrutamos de un masaje “Selección del Sommelier” y yo de un tratamiento facial “Sublime Perfección” con el que, de verdad, parecíamos otros. Nos dimos un chapuzón en la piscina interior mientras fuera llovía, una imagen que siempre vendrá a mí cada vez que piense en Le Domaine Abadía de Retuerta.

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (27)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (28)

El día, que no podía haber empezado mejor, terminó con una copa de vino en el Salón Chimenea y cena en Refectorio, el restaurante Estrella Michelín dirigido por el chef Pablo Montero. Cocina contemporánea en formato menú degustación, de corte creativo, que se apoya en los productos y productores de la zona con maridaje a través de los vinos propios de la finca. Un 10.

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (57)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (7)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (21)

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (48)

El domingo dormimos la mañana como niños. Cuando sonó el despertador de emergencia (ninguno de los dos escuchamos el despertador para llegar al desayuno) y, mientras las maletas nos miraban de reojo, nos vestimos a toda prisa para vivir nuestra última experiencia en Le Domaine: una visita guiada y en privado por el viñedo y la bodega finalizando con una cata de vinos.

Yo me quería llevar la tienda entera. Unas botellas magnum de vino blanco, otras de selección especial, los piñones, la miel, la sal… me hubiera llevado hasta los barriles si me hubieran dejado y si hubieran entrado en el maletero, claro está.

A

La Champanera blog de bodas - Le Domaine Abadia Retuerta (49)

Ya en el coche llegando a Madrid pensaba que Abadía de Retuerta es el lugar perfecto para disfrutar de la gastronomía, para relajarte, para evadirte, para perderte, para enamorarte y, por supuesto, para casarte.

Mataríamos por volver, pero eso ya lo sabíais.

Un besote, Ana.