Los trajes de novia de Beatriz Álvaro

Los trajes de novia de Beatriz Álvaro

X

Descubrí a Beatriz Álvaro con el traje de novia de mi prima Eliana. Sencilla, femenina y muy, muy elegante.

Beatriz siente verdadera pasión por su trabajo, y ahí reside la clave de su espíritu como diseñadora: el amor que siente por la creatividad textil y la ilusión de todas las novias que año a año se acercan a su atelier.

El éxito de sus vestidos reside en el entendimiento que tiene con sus novias, y por eso jamás se pierde una cita o una prueba. Ella es el alma de su marca, y jamás se olvida de eso. Su relación no es únicamente la de diseñadora de novia, va mucho más allá. Beatriz Álvaro presume, con razón, de tener grandes amigas que fueron en su día clientas con las que comparte hoy parte de su vida.

Juntas hablamos del valor de un traje a medida, un valor a veces no tan valorado ni tan obvio. Personalmente he visto millares de trajes de novia, y millares de novias con trajes de novia. No es lo mismo el cuerpo que se adapta a un vestido que el vestido que se adapta a un cuerpo y su forma única. Me quedo con la segunda opción, en la que diseñadores como Beatriz Álvaro crean un patrón de vestido que no podrá adaptarse a otro cuerpo que no sea el tuyo.

Desde la creación del patrón hasta el corte del vestido y su “diseñado”. El atelier de Beatriz Álvaro cuenta con un equipo multidisciplinar compuesto por la diseñadora, patronista, planchadora, modista y el acabado final. El vestido nunca sale de su taller sin ser perfecto.

Pero si algo tienen en común todos sus trajes es que los tejidos que emplea en cada uno de ellos son extraordinarios, al igual que la calidad de su costura. Quien la sigue como diseñadora desde hace años como yo, sabe que es muy versátil pero puede llegar a reconocerla en cada una de sus creaciones.

Y hablando de tejidos, Beatriz Álvaro se encarga personalmente de escoger todos los materiales. ¿los más utilizados? Crêpe de seda, delicados brocados, tules, bordados en hilo y pedrería platada y dorada, muselina, organzas, rasos, chantilly, paillette, guipur y extraordinarios drapeados hechos a mano.

En cuanto al estilo, a Beatriz le resulta difícil escoger entre una novia princesa o lánguida, y a mí también, pues ambas novias tienen su encanto. En todo caso, las princesas son las indiscutibles ganadoras de todos los cuentos de hadas.

Ella se queda con las princesas con un aire muy actual y reinventado incluso para el campo con tejidos más rústicos acordes con un entorno bucólico. Incorpora a sus trajes nuevos brocados que no pesan y hacen que el vestido no sea tan rígido. Al confeccionarlos con menos peso, adquieren más ligereza dando un efecto cargado de nuevos movimientos. Ya no es esa novia que va rígida y encorsetada con el vestido. Sus diseños le permiten adquirir libertad de movimientos.

¿Novia lánguida? También. Teniendo en cuenta el entorno, ha de ser una novia muy sencilla con cortes muy puros en el vestido sin casi ornamentaciones. Grandes escotes en la espalda muy diferenciados de los escotes de pecho permiten crear dos conceptos de vestido: el delantero y trasero. Ya os lo había adelantado el año pasado, las espaldas son las nuevas protagonistas de la moda, tanto general como nupcial.

Las modas y las tendencias siempre están de alguna forma u otra muy presentes en los trajes de novia. Sin llegar al límite y sin perder de vista que un traje de novia ha de tener un cierto punto atemporal, Beatriz Álvaro plantea la siguiente pregunta: ¿De qué sirve vestir a una novia con la última tendencia si no va a sentirse cómoda y segura?

De esta manera, y aunque suene ligeramente contradictorio, Beatriz Álvaro trabaja con tejidos clásicos si se encuentra con una novia muy actual y con tejidos más sofisticados para las líneas más tradicionales.

Sea como fuere, la moda nupcial española es todo un orgullo, al menos para mí. Beatriz habla de externalización, de llevar nuestro arte a las pasarelas europeas como abanderados de la moda nupcial del continente, y no le falta razón.

¿Quieres conocer más a fondo los trajes de novia de Beatriz Álvaro? Os animo a que visitéis su página web o bien, pidáis una cita en el teléfono 915.75.42.85 para pasar por su taller sito en la Calle Castelló 46 de Madrid.

Un abrazo, Ana.

Otras entrevistas a diseñadoras:
Un café con Teresa Palazuelo
En el taller de Covadonga Plaza