¡Por fin casados!

Después de tantos meses de nervios y preparativos, el día ha llegado, y lo ha hecho a lo grande.

La ceremonia, el lugar del banquete, las flores, el fotógrafo, las invitaciones, el vestido… ya está todo listo y preparado. Pase lo que pase y llueva lo que llueva, show must go on.

Después del intercambio de anillos, votos o el freestyle que se quiera, la cosa se relaja y es el momento de ser uno mismo.

Ya no hay excusas ni motivos para no dar rienda suelta a la adrenalina contenida. Para saltar, reír y gritar con orgullo a los cuatro vientos que le has regalado a quien más quieres algo que no se compra con dinero: un “siempre“.

Constance Fournier

Foto: Volvoreta Bodas

Foto: d-photo.es

Foto: Volvoreta Bodas

Foto: Volvoreta Bodas

Foto: Volvoreta Bodas

Foto: Volvoreta Bodas

Todas las fotos de estos recién casados son de Volvoreta Bodas, d-photo.es y Click10 (portada). Tap for credits!

Con cariño, un beso, Ana.

Otros artículos que pueden interesarte:
9 tradiciones de boda pasadas de moda
11 razones para enamorarse
Mis 30 mejores recomendaciones para tu boda