Serendipia

Serendipia

X

No sabía lo que significaba la primera vez que me crucé con esta palabra. Desde que conozco lo que describe, no me la puedo quitar de la cabeza.

Salgo de casa todos los días, tengo que estar enferma, muy enferma, para no salir a la calle un día. Y siempre, en mi habitual estado optimista y vital, serendipia se apodera de mis pensamientos. Y sonrío.

Y con esa palabra en lo más hondo, hace un par de años compredí que a veces es mejor no tener un plan. A veces lo único que hay que hacer es respirar, confiar, dejarse llevar y ver qué pasa.

No me hago más de rogar. Serendipia es un encuentro inesperado mientras se persigue otro objetivo. Inesperado, pero afortunado, y ahí reside toda su magia.

Así sin más, ese es el resumen de mi historia. Tuve que equivocarme al enamorarme una vez, para vivir, pues eso, mi propia serendipia. Y quién no.

Siempre lo digo, lo mejor está por llegar.

Foto: Retrato de un instante

Foto: Instantánea y Toma Primera

Foto: Retrato de un instante

Foto: Couche Photo

Foto: Dias de vino y rosas

Foto: Elena Bau

Foto: Sara Lobla

Foto: Instantánea y Toma Primera

Te encontré cuando ya no contaba contigo. Te encontré cuando solo quería buscarme a mí misma. Serendipia.

Gracias a Elena Bau, Días de vino y rosas, Instantánea y Toma Primera, Sara Lobla y Retrato de un instante. Con sus fotos, todo queda más claro. (Tap for credits!)

Foto de portada: La diseñadora Alejandra Valero el día de su boda fotografiada por Retrato de un Instante.

Un beso, Ana.