Hay editoriales que son verdaderas obras de arte y que bien merecen un aplauso eufórico