Siempre me ha fascinado el ballet clásico, más que ningún otro híbrido de música y