Aunque las bodas se están sucediendo con cuentagotas, no he querido dejar pasar la ocasión