No sé si recordaréis que a principios de abril -cuando todo este embrollo virulento se