Siempre me han gustado las bodas de mañana, por un millón de motivos, y ahora